Seleccionar página

El capitán David Luiz tuvo que salir mucho a la mitad de cancha porque sus volantes no presionaban y los delanteros alemanes le ganaron la espalda y marcaron un tremendo gol.