Seleccionar página

Los grandes hombres no se hacen grandes por la política, ni por la prudencia o el decoro. Se hacen, hasta el último de ellos, por una sola cosa, la incansable persecución de un mundo mejor. Los grandes hombres no abandonan esa búsqueda. No saben como. Y eso los hace invencibles.