Seleccionar página

Esta es una breve historia de dos jugadores de fútbol. Ambos fueron citados oficialmente para participar en un amistoso contra Dinamarca. Sin embargo, no fueron autorizados por el club donde recientemente habían sido fichados y esto provocó la molestia del más veterano de los jugadores.

Años más tarde, ya siendo técnico, el segundo jugador recuerda que luego de jugar con su club ambos jugadores tomaron un taxi para viajar de ciudad en ciudad hasta llegar a un aeropuerto internacional. Fue entonces que el veterano le dijo:

-Ya soy grande y me puedo aguantar los problemas que ésta escapada me va a causar. Vos recién estás comenzando y esto te puede perjudicar en tu carrera.

Ante estas palabras el jugador más joven respondió:

-Yo aprendo de los veteranos jugadores como vos que dejan todo por la Selección así que yo también voy a subirme a ese avión.

Tiempo más tarde este joven jugador sería el primero en alcanzar los cien partidos en la Selección Argentina y el otro no solo es recordado por sus goles y sus gambetas sino por ser el líder y mejor jugador de todos los tiempos.

Para los curiosos les dejo éste artículo del diario El País de España con el título “El Sevilla abre expediente a Maradona y Simeone por faltas graves”

http://elpais.com/diario/1993/02/23/deportes/730422003_850215.html

Lo peor que uno puede aprender en la vida es a renunciar. La renuncia a algo o a alguien de alguna forma marca nuestra incapacidad para continuar o sostener ciertas situaciones. Renunciar nos muestra débiles incluso si luego volvemos y nos superamos.

Lamentablemente me toca ver todos los días a gente joven de gran capacidad a la que le enseñan a renunciar sin ningún tipo de responsabilidad o compromiso. Simplemente renuncian y se enfocan en otra cosa. Probablemente para hacer lo que mejor saben y envolverse en un contexto más seguro. Pero la renuncia estará allí siempre, latente, esperando a ser la opción más fácil, aguardando a ser el camino sin obstáculos a una falsa sensación de no tener culpas.

Quizás los mandamientos deberían ser once y el primero NO RENUNCIAR.