Estamos en el lobby del hotel que nos alojó en nuestras aventuras porteñas. Un sofá te regala momentos de descanso y alivio para esas piernas que hoy son asistidas por un elegante pero firme bastón. Alguna vez el cielo fue testigo de nuestra juventud, de nuestras...